martes, diciembre 18, 2007

Mala época

Un conocido me explicó el término: te sucede cuando has quedado muy mal parado de una ruptura amorosa (con el corazón destrozado y todo eso), luego te das a la “vida bohemia” y terminas haciendo cosas que antes ligeramente calificabas de “negativas”. Es como perder la memora inmediata. La conciencia moral, a fuerza de repetición, se hace más y más condescendiente, vives el día a día con apetito voraz, sin reparar siquiera en el ya débil sentimiento de culpa. En fin, que todo empieza a darte igual y tu arrebato se expande, hasta descubrir, de pronto, que eres capaz de hacer tanto daño como te lo hicieron a ti.

Entonces, puedes decidir detenerte o seguir. Yo decidí detenerme, pero los seres marginados que me acompañaron por pequeños tramos de aquel colorido y deplorable camino me sonreían con verdadera sinceridad, me acogían con verdadero cariño, me aceptaban, sin ser menos, ni más. Sólo por eso, pienso, podría valer la pena seguir, porque el vacío se compensa con amistad sincera y compañía amena, aunque tribal.

A veces pasa. A veces pasa. Xavi me ha dicho: ser de mundo no quiere decir mantenernos siempre fuertes o que no nos duelan las ofensas, ni lo injusto que nos ocurre. Ser de mundo quiere decir que somos capaces de comprender a las demás personas, sin juzgar, sin catalogar, sin tachar.

Soy de mundo. ¿Habrá alguien de mundo por ahí, para mí? ¿Me pedirá, acaso, ser su princesa vampira? ¿Me perdonará por lo que nunca me vio hacer, porque no me conocía?

Muy importante: el perdón. He descubierto que, para algunos, siempre resultaré, sencillamente, imperdonable. Una jodida imperdonable.

A remontar el vuelo si amablemente te echan, pues, mariposa, que sentir miedo es un derecho humano. O remonta antes de saber, pues tus días están contados y aún queda polvo de estrellas en tus alas.

A fin de cuentas, siempre nos quedará la música. La música, el litio y París.
.

5 comentarios:

Joze Luiz dijo...

"Soy un vagabundo y camino bastante
alrededor del mundo pero quiero volver a mi casa a alguna casa para encontrar a esa princesa vampira que respira que respira y me mira..."

La "Mala época" ... yo siempre he pensado que el tiempo jamás cura las cosas por sí mismo... hay tantas cosas por las que el tiempo pasa y no las cambia... A veces te encuentras nuevamente a ti mismo frente a la misma decisión... y lo único que tienes es un miedo primario... es que hay cosas que no se aprenden... o se asumen y vives un poco... o las buscarás vanamente para siempre...

No está mal sentir miedo... si nadie tuviera miedo no habría esas maravillosas cosas valientes que te hacen volar de nuevo...!!!

Te leo siempre...

JL

Angela dijo...

Quiero (y necesito) un héroe. Quiero que me abrace a la media noche. Que sea fuerte, que sea rápido, que no tenga miedo a la oscuridad...
Lo héroes no existen o están todos muertos.
Los vampiros tampoco, y soy uno de ellos. No existo.
Pero puedo sangrar.
Abrázame.

susana dijo...

soy de mundo o soy un errabundo? soy de mundo o soy una gitana gitanera? yo me llamaría errabunda y gitana antes que el "soy de mundo" porque todos somos del mundo, pero no todos andan de aquí para allá

susana dijo...

así que búscate a un gitano o errabundo que le guste andar de aquí para allá... la mala época o los buenos tiempos? un abrazo laaargo desde aqui

Angela dijo...

No todos somos de mundo, amor, amiga. Algunos son de los sitios en donde han estado, y nada más. Pocos miramos y no imaginamos el límite.
¿Gitana? Quizás, quizás también. Busco un gitano (si está morenote, mejor). Un gitano errabundo...
O, mejor aún, busco consolidar bases y colmillos, derechos y decisiones, al punto que la aparición del Gitano en cuestión me llegue al pincho, que no tengo, o me llene de ilusión, por esa valentía de la que Joze Luiz habla.
Cuestión de experiencia, huevos (los míos), capacidad, trabajo arduo y testículos (los suyos).
Un beso.