viernes, julio 13, 2007

Dedicable

Podría darte tres vueltas si me diera la gana, lo que quieres de mí
Que no te tiemblen las piernas cuando saque las garras, lo que temes de mí
Que no te llenes de miedo si me quito la máscara
Si de repente una noche me levanto a tu hermana...

3 comentarios:

peregrino dijo...

Podrías, pero por que no lo haces, que nos detiene, la moral, la ética, las creencias, la falta de valor, el miedo.... que se yo, tengo a veces tantas preguntas y tan pocas respuestas ciertas, todo es como buscar a oscuras.

Lei tu post anterior, lo entiendo, que te puedo decir, yo no quiero sufrir mas tampoco ni apoyarme por que eso significa a la larga dolor, lo cierto es que mi corazon no aguanta mucho mas.

Nos leemos.

Angela dijo...

Bueno, hijo, he de reconocer que la bisexualidad no me es para nada desconocida, ni desagradable. Pero soy de esas personas que llevan impreso el chip del enamoramiento=reproducción, con lo cual, no voy a forzarme a alargar situaciones para las que no estoy hecha, aunque la calentura a veces me vuelva "harto tolerante", jajajajaja...

Un amigo mío, y eventual "novio virtual", me ha propuesto lo siguiente: "Conozcamos juntos a Verónica Orozco (quien canta) y le decimos que eres mi hermanita". La verdad es que me ha parecido una muestra de amor muy valiosa, jajajaja... Pero claro, él quiere que le "dejemos ver". Ay, las conversaciones que suceden a veces...

Respecto al anterior post... Creo que el secreto es cuidar bien la amistad y valorarla sobre cualquier sentimiento de más o cualquier provocación instintiva. Amistad es la clave. Los amigos de verdad no fallan y si alguno falla, o se le perdona o se le olvida. ¿Total? Ya estamos grandecitos y hemos aprendido a tolerar esta clase de decepciones desde que estábamos en el colegio.

Pero amistad. Es un amor bonito, que no desgasta, sino más bien enriquece a cada paso. Sólo amistad...

Todo lo demás, si no queremos sufrir, es mejor descartarlo. Nada de medias tintas, nada de "cariñitos" eventuales. Yo no quiero obligarme a hacer cosas que me duele, además, tengo miedo de querer a una pareja, así que, como comprenderás, mi prioridad es hacer limpieza interna y dejarme de sobresaltos.

Mi corazón ya colapsó hace rato, la verdad, y sé que ahora soy otra clase de mujer, con prioridades muy distantes de lo que, biológica y sentimentalmente, alguna vez quise ser.

¡Un abrazo!

RichardChavez dijo...

¿Que es cancion?....me gusto la frase Si de repente una noche me levanto a tu hermana...


Richard Chavez
www.richardchavez.blogspot.com