lunes, junio 19, 2006

Flor de la pasión

Es que desde que me diste aquella noticia, amigo mío, me sentí libre, pese a que dolió un poco, ¿para qué voy a mentirte? Pero luego de pensar un rato y darme cuenta que siempre es así y por mí sólo será diferente “aquél”, sonreí, me di un baño con esa tan odiada agua helada (bendición despabilante), y decidí olvidar los pocos miedos que quedaban, pegados como sanguijuelas a mis tripas.

Y mira tú esta sonrisa en noche de domingo, frente a una semana devastadora en el trabajo, que empieza en unas cuantas horas. Pero cada día avanzado significará menos peso laboral, y más cercanía a esos ojos. Es una tierna, tiernísima cuenta regresiva y estoy en batalla personal con cierto escepticismo del que me dejé contagiar, pero que no es mío (muere, “madurez”, que quiero seguir viviendo).


Es bonito sentirse dulcemente tonta (nuevamente)...

No hay comentarios.: