martes, febrero 15, 2005

¡Que el diablo se las lleve!

No tengo fuerzas para una cosa de éstas, ni ganas de hacer la lucha. Lo cierto es que preferiría una papilla bien colada de vida completa, sin sobresaltos, ni novedades, ni necesidad de consideración con nadie más que conmigo misma...

No hay comentarios.: