martes, octubre 13, 2009

Babel


Fue tarde de médicos. Médicos del Mundo, para ser exactos. Una idea de esas altruistas y, a la vez, eficientes (extraña asociación), que nos viene bien a todos los extranjeros-no-europeos-ni-estadounidenses sin seguridad social: atienden rápido, bien y nos proporcionan las medicinas gratuitamente, cortesía de la Fundación Anesvad (dirán lo que quieran, pero ha sido una verdadera bendición en las épocas más difíciles).
.
Gracias a una médica en concreto, que por ventura me toca casi siempre, pude recuperarme de una sinusitis en estado “fosa nasal a punto de generar necrosis”, conseguí análisis de sangre (estoy como una rosa, dicen) y detuve oportunamente un proceso infecciosos de uréteres que aún recuerdo con literal ardor.
.
Lo admito, me desvivo por hacerles publicidad e invito a todos los extranjeros-no-europeos-ni-estadounidenses residentes en Bilbao a colaborar con la organización cuando consigan superar el inicial estado de miseria por el que todo recién llegado sin dinero debe pasar, pues así nos aseguraremos de que ningún paisano, negro o marrón, quede sin atención sanitaria, si acaso el francés, el italiano, el español, la alemana y secuaces, fracasan en sus intentos de frenar los movimientos migratorios humanos.
.
Pero bueno, fue tarde de médicos. Llegué a consulta con cierta anticipación, preparada para encontrarme a algún yonqui antipático en la entrada. Al contrario, me atendió un muy amable hombre cincuentón que, rato después, bata en pecho, hiciera de asistente a la médica jovial de toda la vida.
.
¿Tienes cita, maja? Sí, la saqué por teléfono antes de ayer. Vale, sí, aquí estás. Eres Lucía, ¿verdad? Ajá. Muy bien, pues espera un poquito, que hay algunos pacientes antes que tú. Ok, muchas gracias.
.
La conversación de al lado llamó inmediatamente mi atención (y no sólo porque el moro estaba bueno, quede claro):
.
  • El moro: Je viens de la France. J'ai vécu en France pendant deux années. Je suis ici depuis une semaine et ne parle pas Espagnol.
  • El negro: Oh, bien… Do you speak english?
  • El moro: Quoi?
  • El negro: Si tú hablas english… inglés.
  • El moro: Comment tu dit?
  • La sudaca mete su cuchara: L’anglais. Est-ce que tu parle l'anglais?
  • El moro: Oh, no, no. Je seulement parle français.
  • La sudaca (al negro): Not english, just french.
  • En negro (a la sudaca): You speak English!
  • La sudaca (pensando: ¿Quién me manda a mí a abrir la bocota? ¡Ya vamos a empezar a hacer el ridículo!): No, eh… Just a little bit.
  • El negro: Where are you from?
  • La sudaca: Perú, and you?
  • El negro: Nigeria.

Por cierto, aquí es preciso comentar que en su momento, haciendo fila para sacar documentos en la policía, una buena mujer nigeriana tuvo la paciencia y voluntad de explicarme que la composición fonética “naiyirria” quería decir Nigeria… ¡Hombre, que suena a africano si una no está familiarizada! (nunca mejor dicho).

En el lapso de mi conversación con el nigeriano, quien hacíase llamar Blessed, salió de consulta un argelino y entró el moro, que en verdad era marroquí. Pasaron sólo unos minutos cuando escuchamos vociferar a la médica: “¡Por favor, alguien que nos ayude, que este muchacho no se está enterando de nada!”.

Hay que señalar que las dos personas del consultorio que hablan el idioma de Sartre no estaban por ahí en ese momento. Entonces:

  • La peruana, al argelino: Oye, ve a ayudar a tu amigo, necesitan un traductor.
  • El argelino (a quien segundos antes se le oyó decir tres palabras en castellano): Moi? Mais je ne parle pas Espagnol!

El nigeriano empieza a reír. Lo siguiente ocurre a gritos y con todos los gestos y muecas imaginables:

  • La médica (desde el consultorio): ¡Necesito explicarle que debe tomar dos pastillas por la mañana y dos por la noche, durante cinco días!
  • La peruana: (al argelino) Eh… deux pilulaire pour le matin et… deux pour le… (Al nigeriano) Do you know how can I say “night” in french?
  • El nigeriano (partiéndose): I don’t know!
  • El argelino: Deux par le soir?
  • La peruana: Oui, oui, deux pour le matin el deux pour le soir, pendant cinq jours.

El argelino da las indicaciones al marroquí, EN ÁRABE. Sale el asistente y nos ruega entrar al consultorio.

  • La médica: el chico está muy mal de la garganta, tiene que cumplir exactamente con mis indicaciones, tomar estas pastillas y venir el lunes.
  • La peruana (angustiada): Eh… ton ami. No, no es así. Lui, no, il, eh… Shit! Vamos a ver: Il est très malade. Il doit (gesto de meterse una pastilla a la boca y tragar) deux (etcétera) et retourner ici lundi… (puf)

Buscamos un calendario, señalo el día. El argelino explica nuevamente en árabe. C’est bien. El marroquí quiere saber si el lunes le van a poner una inyección. Le quitamos esa loca idea de la misma aparatosa manera en que hemos sostenido los diálogos anteriores, en tanto el nigeriano se ahoga a carcajadas en la sala de espera, bendito (nuevamente, nunca mejor dicho).

Menos mal que nadie pensó en supositorios…

Acabado el trance, llegan las intérpretes oficiales de la organización.

¡Lucía, tu turno!

El mal que me aqueja estos días dio lugar a un rato más de risas, ay… En fin, mañana pasaré por las medicinas.

Lo dicho, fue una buena tarde de médicos.

Post data: en cuanto me encuentre estable y segura de permanecer al menos doce meses en un solo lugar, retomaré mis abandonadísimas clases de francés, para no volver a pasar por vergüenzas como ésta, caramba.

3 comentarios:

Ernesto dijo...

Puf..... no me quiero ni imaginar la que hubiera pasado si le añadias a eso algun vascofono puro.....

Hubiera contado esto en mi blog pero aca va...

Av. de America, comprando mi bus para irme a... Bilbao, la chica en mi delante se acerca y le habla en perfectisimo ingles a la cajera de Alsa .... la cual pone su cara de WTF? ¿No habla español?

Sale el peruano en accion a oficiar de interprete, resultando en el camino de que la chica era francesa, y claro siendo loable que contrario al estereotipo la chica hable perfectamente el ingles (con vacilaciones pero mejor pronunciacion que yo) se venga a topar que en un centro tan de uso por turistas no le puedan brindar atencion en ingles.... aaayyy.

Menos mal que la situacion se soluciono y la chica aclaro sus dudas.

Fiorella dijo...

Que bonito es el mundo :D Deberiamos aprender a habalr por señas :)

Angela dijo...

Ernesto, difícilmente encontrarás un vascofono puro en toda Euskadi, mucho menos en una organización que se dedica a atender a inmigrantes. Salvo algunos viejecitos, los vascos que hablan euskera suelen ser perfectamente bilingües, capaces de pasar de un idioma a otro sin pestañear.

Fiorella, bienvenida. Eso de hablar con señas sería una excelente idea, pero tendría que ser un código universal, que no existe en la actualidad. Con dibujos también valdría, ¿no?

Un abrazote!