miércoles, abril 15, 2009

De lo que hablamos el lunes

Mi querida niña,

Esta mañana llegó a mi buzón electrónico el boletín semanal de la coordinadora de ONGD correspondiente a nuestras actuales coordenadas, y casi por inercia repasé las ofertas de trabajo remunerado. Lo hago cada vez que tengo tiempo para mirar “cosas mías” por Internet, bajo la opresión corriente en la ofi bonita. En fin, que hace mucho no envío curricula porque el papel y el sello y ni siquiera las gracias. Pero la fe, dicen, entonces miro y leo especialidades múltiples, ni rango de edad, ni nivel de sentido común.

Por supuesto, me llamó la atención la convocatoria de una reconocida organización, buscando técnico en cooperación (supongo que nuestro master nos acredita a llamarnos así) en zona de intervención. Un formulador de proyectos en Cuba, que además hiciera de manitas para todo lo demás y lo que fuese necesario. Bien. Continué leyendo.

Y bueno, cariño, mira lo que encontré como una condición indispensable:
. .
Respiré hondo. Intenté, entre inhalación y ahogo (debo dejar de fumar), entender los motivos por los cuales, ya sabes, papeles, visados, documentos, NIE en lugar de DNI, preferencias, comprensible que se esfuercen por brindar oportunidad de trabajo y experiencia a los suyos, porque bueno, la crisis, la acreditación, cada quién tira agua para su molino y la jodida idea esa de que somos muy bonitas para admirar de lejos, ultrajar de vez en cuando pero eso, a su sitio, señorita, no me quite espacio, ni se ponga delante. Puede quedarse cuanto quiera, pero eso sí, procure que nadie se dé cuenta.

No sé si interpretar esto como un nuevo alarde de doble moral, amiga mía, pero, ¿sabes?, al menos alguien se atrevió a decirlo así de claro y con todas sus letras. En un mundillo como éste, la sinceridad oportuna, aunque bestial, se agradece.

Eh… Te quería preguntar si te animas a quedarte un año más por aquí, ten en cuenta que cumpliendo requisitos apropiados y ajustándonos los cinturones una temporadilla de nada, igual adquiriremos “nacionalidad europea”. Ahora bien, estoy segura de que surgirán otros impedimentos. Y cada vez estoy más convencida de que no vale la pena y no voy a bajar el tope, ya no más, nunca más.

Puede que esté susceptible a este tema (puede que, no. Lo estoy). Puede, además, que esto en verdad no tenga nada de malicia, pero yo, criatura con el instinto de supervivencia más activo que el de la mayoría de mis actuales vecinos, pues la adivino, la huelo, es más, me estoy atragantando de tanta malicia disimulada, ¡qué carajo!

El lunes hablamos de la tolerancia y la comprensión. Créeme, lo he intentado. Al menos tengo un refugio y lo más parecido a un “maestro”, pero hasta él sufre con estas cosas. Según yo, no se trata de compasión, sino de respeto y empatía. La empatía implica haber aceptado que soy igual a aquello que me conmueve, a aquello con lo que me identifico, aquello cuyo dolor me daña y cuya alegría me hace sonreír. Sentir empatía implica, de algún modo, amar. Y no se me da la gana empatizar con esta gente, cariño. No, no, no se me da.

---

Aquí la convocatoria completa (por si hay interesad@s):


En el documento de información ampliada, a descargar en Word, dice: "Se valorará Licenciatura en agronomía, ecología, biología, ciencias ambientales o estudios afines." O sea, el tener una especialidad en temas directamente relacionados con los proyectos importa menos que el tipo de papeles que llevas encima. Hombre, yo entiendo que en el sistema capitalista -que estas personas tanto dicen rechazar- el individualismo y la conveniencia de base muevan cualquier engranaje, pero ya aquí, creo que no nos vendría mal algún tipo de explicación razonable, ¿no?

3 comentarios:

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Ernesto dijo...

Grrr..... leer esa clase de cosas me subleva como cuando saber catalan o vascuence vale mas que un doctorado para puestos que no son de atencion directa al publico.

No dejes que desubicados asi te detengan..... puedo entender que por cumplir con la legalidad exijan permiso de trabajo (aun cuando la labor no sera en Europa) pero que lleguen a ese nivel.... no, no concibo la logica detras de ello.

Angela dijo...

Sí, pues, lo mismo pensé yo, querido mío. Una cosa es que pidan papeles en regla, que he visto en más de una convocatoria de trabajo "normal", de utilidad pura y dura, nada relacionado a la "solidaridad internacional", y otra bien distinta es esta...

Pienso en un montón de posibiliades para justificar esto y asco me da.