domingo, mayo 08, 2005

Tiempo

Sólo estaba pensando y llorando un poco, ya por costumbre a estas alturas. Las historias con final "conocido" merecen ser vividas más intensamente, pero ya debo saber que, por lo menos esta vez, no será posible, y no puedo pensar siquiera en desperdiciar mis fuerzas y toda mi valentía en alquien que... no sé, simplemente duele.
Y recordé alguna frase de Adrián, a quien nunca llegué a amar. Mi cariño hacia ti, niño mío, es ahora diferente, y me gusta tenerte del otro lado, al menos cada dos semanas.
"No llores, Angelita, no llores. Aún nos quedan más de 24 horas para estar juntos"...

3 comentarios:

Angel Castillo Fernández dijo...

En la ternura ida muchas veces se encuentra consuelo para el presente. Saludos Angela y gracias por los comentarios recientes.

Hugo Montes dijo...

Angela. Quiero comunicarme contigo
mi nombre es Hugo Montes. Soy director de comerciales en Lima y buscando informacion sobre piura encontre tu pagina.
mi msm hugomontes1@hotmail.com
escribeme por favor

karelita dijo...

Escribir hace q una se sienta mejor es una forma de desfogar todo los q tienes guardado en el corazon en ese momento.