martes, enero 19, 2010

But the memory remains...

No se trata de algo personal contra la “noble villa”, sobretodo porque no podré pagarle en decenios el aprendizaje que ha conseguido procurarme en dos años. Sencillamente, es un rechazo a “la grandeza”, al “ideal americano en Europa” que alguna vez contagió mi ánimo y me convenció de soñar sueños ajenos.

Tampoco es mi idea, se la copié a un chino que me encontré en Munich...

En todo caso, me gustaría comentar una conversación que sostuvimos el colombiano y yo, hace algunas horas, a propósito de nuestros motivos para irnos:

“¿Te das cuenta de que permanecer aquí implica siempre pensar sólo en nosotros mismos? Tener paciencia para conseguir NUESTRO permiso de trabajo, competir para que NOS contraten, observar con orgullo el resultado de NUESTRO esfuerzo, ajustarnos los cinturones para que el dinero NOS llegue a fin de mes, trabajar más para poder conseguir más dinero y así acrecentar NUESTRA ganancia. En fin, crecer y aprovechar al máximo NUESTRO potencial. Pero queda un vacío... ¿Recuerdas cuando, allá en Colombia, o allá en Perú, NUESTRA principal satisfacción era ver cómo lo que hacíamos beneficiaba a OTRAS personas? Hace mucho que no siento algo así”...


Si nos descuidamos, acabaremos convirtiéndonos en el centro absoluto y único de la vida que vivimos y la vida en sí misma pasará a ser el salón decorativo de un columpio del diablo...

2 comentarios:

Ernesto dijo...

Interesante reflexion, nosotros como ente que busca ser autosuficiente o integrado en un contexto....

No lo habia pensado asi, una raya mas al tigre.... se me han dado las ocasiones de que mis acciones beneficiaran a otras personas, pero creo que en una dinamica muchisimo mas lenta que en Peru...

Ernesto dijo...

Por cierto ... hoy es el dia, no creo que toquen esa, pero espero que toquen Call of Ktulu, Fight Fire With Fire, Fade to Black, Blackened......