martes, junio 10, 2008

On the road (again)


Es en verdad curioso andar por las calles rojas de Leiden y darme cuenta: las aceras altas me dan sensación de seguridad. La lógica es simple y de toda la vida: aceras de concreto, algunos centímetros por encima de la calzada, de asfalto o, en todo caso, de adoquines grises. Esto de aquí, sin embargo, no acaba de cuadrar en mi cabeza: ¿Acaso unas líneas amarillas evitarán que un vehículo invada el camino de los peatones? Demasiada inseguridad (o paranoia, que sería comprensible dadas las condiciones en que pensé lo que escribo).

Me siento alegre. Alegremente asustada y desubicada, pero bien. Muy bien.

4 comentarios:

Ernesto dijo...

Nunca me lo habia puesto a pensar, pero conozco la sensacion, por alguna razon siento que no hay seguridad si no hay algo tangible que marque la diferencia entre la vereda y la pista....

Disfruta tu viaje!!!

peregrino dijo...

Jajaja los peruanos no le tenemos miedo a nada y menos a como manejan los demás.

Nos leemos.

Galileus dijo...

Leiden, eh!... :)

Feliz Día Internacional del Blogger!!!

Saludos desde Lima, Perú!

International Weblogger's Day 2008

Joze Luiz dijo...

Here I'm on the road again...

Me imagino que cuando los habitantes de Leiden van a otras ciudades les parecerá que estamos todos paranoicos... Debe ser todo un caso el estudio de su psiquis al volante. Mientras que muchos al volante se transforman, pasan a ser parte se su vehículo y adopatan la mentalidad del flujo vehicular resignificando códigos y mensajes... Tener a los peatones al mismo nivel, compartiendo exactamete el mismo espacio, no pista para los conductores y vereda para peatones.. me imagino que muchas cosas cambiarán...

Vaya... pero más allá de estos 5 minutos de aburrida reflexión... cómo lo cambian a uno los viajes rompiendo esquemas aprendiendo y desaprendiendo... !!

Exitos en la búsqueda de tu lugar en el mundo... me gusta mucho el mundo desde tus ojos, se siente bien estar dentro de ti...

JozeLuiz