miércoles, marzo 07, 2007

Mi niño

Hoy he despertado del sueño más bonito que he tenido en esta vida que decidí vivir hace pocos años. Desperté en Cusco, en una cama desconocida, pero mía, acurrucada en mi fiel saco de dormir, con el corazón dolorido y agitado. Desperté llorando y deseé el abrazo de mi dulce mamá, pues él no estaba más a mi lado..

Gracias por tu amistad, tu cariño y tu compañía, corazón. Todo va a estar bien dentro de esta cabecita, una vez que encuentre el modo de acostumbrarme a no ir más a la par contigo, como todo este tiempo. Te quiero mucho.

.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Angelita, despues de tiempo que te leo, que interesante es percibir el amor puesto de manifiesto, espero que todo vaya bien por tus rumbos, especialmente tu estadia en Cusco, que me parece es donde estas.
Sabes leia Por nada... y los comentarios al respecto, uno de ellos me resulto impactante (aparte claro está la contrariedad por el desenlace en tu ex centro de trabajo)... cosas q pasan y cada día mas en nuestro medio, se trata del resultado final que se le dá a la "ayuda humanitaria o similar", que se gesta para orientarla a los "mas necesitados de nuestro y otros paices tercermundistas", he observado en muchos casos la mayor parte de esta "ayuda" se desvanece en "gastos administrativos y de funcionamiento" y para el fin primordial solo migajas, lo cual considero es terriblemente inhumano porque en principio se valen de la pobreza y necesidad de muchas personas para quiza hasta lucrar a costa de ellos... terrible pero real... ojala me equivoque y por lo menos la mitad mas uno de las entidades (ONGs y otros) que hacen labor social en nuestro pais, lo hagan pensando en mejorar la calidad de vida de aquellos que mas lo necesitan. un abrazo para ti y cuidate mucho.

Atte. Tcalle.

PD. si estas en cusco te agradecería me consigas información sobre el santuario religioso del Señor de Qoyllurity. (leomar2907@hotmail.com)

Ernesto dijo...

Es bueno tenerte de vuelta por estos lares virtuales, lugar diferente el mismo espiritu, nuevos retos pero la misma capacidad que te conozco para salir adelante.