domingo, octubre 26, 2008

Forsaken

He llegado a Pamplona. Esta tarde. Fue una bonita tarde. Clara. Dulce. Ahora me muero de miedo, como siempre que empiezo algo nuevo, da igual si ya pasé por esto antes o hace ocho años di alguna vuelta por esta ciudad.
.
Bilbao, bien, gracias. Lluvioso, humillante, afectuoso a su modo.
.
Días extraños. Eso. Lo único que quiero es que me lleves lejos de aquí (y de cualquier otro lugar). Creo que, sin querer, en algún momento lo has conseguido. Nada más por ahora. Te quiero, pero este afán de autodestrucción. Gracias por entender y no darme la espalda. Mil gracias.
.

1 comentario:

Malu dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.