domingo, julio 19, 2009

Chabolas

Hace unos meses me inscribí en un curso sobre Género y Desarrollo, organizado por el Ayuntamiento y a cargo de una especialista de donde hice el máster. Personas cultas, con reconocimientos de calidad europea, etcétera.

La mujer nos dejó bastante claro que su metodología universitaria nos forzaría a leer cantidad de documentos para poder pasar el curso satisfactoriamente. Confesó, además, ser feminista militante y nos comentó algunos detalles de su vida, para ilustrar el tema de las relaciones de poder en un matrimonio, épocas pasadas y demás.

Haciendo énfasis en la importancia de estudiar rigurosamente, comentó lo siguiente (y sin dar mayor detalle al respecto):

“El otro día vi un reportaje en la televisión, donde un gitano decía que no quería que su hijo estudiara mucho, porque se iba a volver loco. La periodista le preguntó si eso se lo había dicho un profesor o de dónde lo había sacado, y el hombre respondió que eran cosas que él sabía. ¡Es una vergüenza que a estas alturas haya gente que piense así!”

Yo había visto el programa y creo que fue poco objetiva: no contextualizó el diálogo y atribuyó gratuitamente contenidos negativos a un grupo racial determinado. El lugar de “un gitano”, pudo haber dicho: “un hombre que vive en chabolas con toda su familia”. De ese modo, sabríamos que se trata de personas en pobreza extrema, con niveles altos de ignorancia y tal.

Creo que es importante dejar que la gente saque conclusiones inteligentes a partir de datos útiles, no trasladar prejuicios. Yo soy nadie, tengo un tonto blog. Ella es académica, se codea con la crema y nata de la Cooperación Internacional y la Diplomacia Europea. Es de Izquierda. Sabe idiomas.

No volví a sus clases (pobre, triste, radical y cansada de mí).

5 comentarios:

Ernesto dijo...

Definitivamente la contextualizacion es necesaria, de solo leer u oir lo que dice la profe esa, uno se queda grabado con los prejuicios acerca de los prejuicios que tienen los gitanos contra el estudio.

Si uno mira con detalle veremos que el propio señor dice que "es imaginacion mia", dudo que tu crema y nata de profesora haya mencionado esa frase que ayuda a contextualizar todo ello.

Ahora bien, ¿que tal hubiera quedado "un gitano chabolista" como modo de introduccion a la situacion planteada?

Lo que si, lamento la actitud reflejada en la cancion cuando dicen "a ver cuando nos dan los pisos", y no es la primera vez que veo esas referencias de la esperanza en el otorgamiento de vivienda "by the face" como se dice por aca...

Dora dijo...

Hola Angela. Soy Dora y tambien tengo un tonto blog (doracan.blogspot.com). Me pareció muy bueno el programa, me lo puse a ver hasta el final. Y no sé que cosa ha visto tu profe, parece que fue un programa diferente, es que la gente de la chabola ahí lo dice todo. Todo el mundo debería pasar unos 20 días viviendo en la chabola para comprender, perder el miedo y los prejuicios (no digo justificar o tolerar todos los hechos de esa gente). Es que vivir otra realidad es tener otra experiencia, llegar a otras verdades. Para el señor el volverse loco puede significar otra cosa que para nosotros, o sea puede ser el apartarse de la realidad vivida, o puede ser, y es lo que pasa a los niños romas aquí en la Rep. Checa, que por tener otro temperamento y disposicion de concentrarse los mandan a los colegios para los niños mentalmente decapacitados. La cuestion es si la capacidad de adaptarse a cualquier realidad es una virtud o una debilidad.

Angela dijo...

Hola, Ernesto.
Hola, Dora, bienvenida!!!

Sí, lo de los pisos es lo que más anticuerpos provoca, pero creo que la exigencia deviene de promesas paternalistas no cumplidas (los políticos simpáticos, ya sabes)...

En todo caso, la familia objetivo del reportaje no mencionó esa necesidad. De hecho, el hijo mayor estudió una carrera técnica, consiguió un buen trabajo, se casó con una "palla" y viven tranquilitos en su piso-hipoteca.

Y ese chico salió de la misma familia, lo cual, desde mi punto de vista, agrava lo que cuento en el post.

No sé en qué estaba pensando la profesora cuando lo dijo, pero la superficialidad del comentario me decepcionó. En todo caso, no fue esa la primera vez que le oí criticar y/o burlarse de una costumbre extraña, que ella no puede entender bien.

Entiendo que le parezca terrible esa manera de pensar. Todos tenemos derecho a tener prejuicios, nos da protección, nos hace prudentes ante una realidad desconocida. Sin embargo, cuando el prejuicio genera una actitud negativa o cuando se mantiene activo pese a haberse acabado el desconocimiento, pues...

Siempre he pensado que el nivel de estudios tiene que otorgar, así como herramientas, mayor responsabilidad social. La Academia, sin embargo, está orientada al crecimiento interno, individualizante, se afana en buscar reconocimientos, menciones de calidad, prestigio.

¿Será que estoy en el planeta equivocado? No lo sé.

Acabar con un prejuicio implica contradecirse uno mismo, poner la propia palabra y convicción en duda, remover las capacidades adquiridas durante el doctorado, etcétera. Muy pocas personas están (estamos) dispuestas a ello la mayor parte de las veces, mucho menos si nos han subido a un pedestal.

No creo que la capacidad de adaptarse sea una virtud per se, sino que se trata más bien de una habilidad adquirida. Y sabiéndolo, es injusto que se juzgue negativamente a personas con poca capacidad de adaptación, en lugar de estudiar los procesos por los que han pasado en sus vidas y averiguar cuál es la metodología adecuada en cada caso.

Lo habrás visto en Perú, los niños y campesinos de los andes no tienen la capacidad de abstracción que sí hemos generado las personas sometidas desde los 6 años a una educación basada en conceptos. Ergo, habría que generar una metodología adecuada a las propias necesidades. Identificar bien las necesidades, para empezar, y dejar de dar lo que creemos que hace falta, en vez de preguntar.

Pero ya sabemos cual es el método "válido". Cuánta soberbia ha pasado bajo el puente, generando superioridades prepotentes e inferioridades en constante riesgo de discriminación.

Ah, la vida...

Un abrazo!!!

Dora dijo...

Totalmente de acuerdo...

Ernesto dijo...

Ahi discrepo un poco contigo, la capacidad de adaptacion, ya sea virtud, merito o habilidad adquirida, es buena, siempre necesaria, cierto.. no se puede juzgar sin saber el proceso que hay detras, pero tampoco es malo apuntar a que hay ese problema.

Educacion basada en conceptos..... pues si, es cierto que hay una carencia de capacidad de abstraccion, lo cual es lamentable la verdad, cierto, la educacion no debe suponer que a todos debe darseles lo mismo, pero si tener unas bases comunes (para no llegar a la dispersion que hay en España por ejemplo) aun cuando las metodologias sean diferentes, por ejemplo una vez lei que en colegios de la sierra rural se les educaba con libros que hablaban de semaforos, esquinas, cruceros peatonales, etc etc... otro si digo de la tan reclamada adaptacion del periodo lectivo a las estaciones de agricultura de algunas regiones.

Ahora bien, damos vuelta a la responsabilidad del entorno sobre lo que pasa en las personas, pero... ¿que responsabilidad damos a las propias personas (o a su nucleo familiar) sobre lo que pasa con ellas?