martes, septiembre 26, 2006

Mil colores

Me gustaría hablar sólo de política, de pobreza y desarrollo, o al menos seguir quejándome del trabajo y nada más, no cambiar de temas tan estrepitosamente, no ir de acá para allá, casi sin dirección lógica universal, aunque, a mi ver, mis sentimientos vayan todos juntos, firmes y bien orientados… No delatar mi sexo con letras, ¡por Dios!

Hace mucho perdí el rumbo de quién debería ser a mi edad, cómo lucir, qué necesitar y qué olvidar. Hace mucho que muchos y muchas quisieran verme verdaderamente adulta, mujer completa, “señora”, dama. Tal vez ayudaría tener la voz más gruesa, pero ese nivel sólo llegaría luego de cientos de cigarrillos en una semana, y mi complejo autodestructivo no da para tanto, ni está activo por estos días.

Hace mucho que muchos y muchas se han olvidado de mí, pero no saben si estoy muerta o sigo viva. Seguir viva tal vez sea una molestia para alguien o algunos, pero es mejor que estar muerta y ser molestia para mí misma y mi infierno de frustraciones.

No estoy triste, sólo cansada. Pero no cansada poéticamente, ni harta de respirar, sino cansada de querer dormir, de querer tirarme en la cama, por hoy sin compañía, y dormir hasta mañana, que he de madrugar para salir al campo, pues ya me toca despabilar el culo y levantarme de esta silla y esta PC.

Hay una muela del juicio que no acaba de crecer y, lo noté ayer, otra que al parecer nunca crecerá. Así estoy, con tres muelas de inteligencia y preparación para la vida. Perra vida, que hasta en esta cuestión tan sin gracia te pones graciosa conmigo. A reír de tu ingenio, pues, y disfrutar de esta medianamente convencional “cojera dental”.

He soñado con ingratitudes. Ayer mi madre me contó que lo bonito y saludable de querer, de aquí en adelante, va a ser querer con todo el corazón, sintiendo orgullo y satisfacción del amor que se es capaz de dar, pero, y es tal vez uno de los PEROS más importantes de la historia, “sin esperar algo a cambio”. Así, total desinterés, total entrega, total falta del afecto correspondiente. Va de la mano con aquella frase negativa de mi amigo Tefo: “bienaventurados los que nada esperan, porque nunca serán defraudados”.

Bueno, hombre, que ya no sé qué es querer, sólo que cuando estoy a su lado, siento que soy la mariposa más bonita del prado que se extiende bajo mis alas. Un prado de mil flores y fragancias, por el que puedo revolotear sin reparo, ni miedo.

Él me toma entre sus manos de vez en cuando, pero le he pedido que procure no apropiarse de mí, por dos motivos: porque siempre, me toque como me toque, mi brillo quedará impregnado entre sus dedos, haciéndome inútil; y porque puede que, a fin de cuentas, prefiera dejarme seguir volando, y alejarse de mí… En todo caso, es bueno que no se vea tentado a romperme las alas antes de irse, como es tan normal hacer (la melancólica historia del perro del hortelano y de la humanidad).

De todos modos, la fragancia de su cuerpo y sus flores, sus manos suaves y firmes, sus ojos infinitos y confusos, me dejan volar y ello me satisface. Ni siquiera pienso que mi metáfora animal tiene belleza efímera y muerte pronta. No, no importa, me place esta dulce embriaguez, quiero que siga derramando su néctar en mi ombligo y disfrutarlo distante, esquivo, ingrato, cronométrico y atemporal.

Y dormir un poco, que ya hace falta a esta edad…

miércoles, septiembre 20, 2006

Asunto: Acción Urgente

A veces se me olvida que, entre otras cosas, debo agradecer a Dios por saber dónde están todos mis muertos...
.
Asunto: Re: Acción Urgente
AI: Temor por la seguridad - PERÚ
Fecha: Tue, 19 Sep 2006 11:59:27 -0500
ACCIÓN URGENTE
AU 248/06 Temor por la seguridad
PERÚ
.
María Magdalena Sullca Ávila
Narciso Quispe Landeo, esposo de la anterior
Teresa Ávila Rivera, familiar de María Magdalena Sullca Ávila
.
Sus familiares, María Magdalena Sullca Ávila y Teresa Ávila Rivera han sido amenazadas e intimidadas, según los informes, en un aparente intento de obligarlas a abandonar su acción judicial contra militares y ex militares presuntamente responsables de la tortura y "desaparición" de sus familiares en 1992. Amnistía Internacional cree que las dos mujeres y Narciso Quispe Landeo, esposo de María Magdalena Sullca Ávila, corren peligro.
.
El 23 de agosto, María Sullca Ávila y su esposo, Narciso Quispe Landeo, recibieron en su casa, según los informes, la visita de un hombre a quien su familia conocía. Los informes indican que el hombre ofreció a María Magdalena 10.000 dólares estadounidenses si retiraba la denuncia penal presentada ante la Fiscalía de la Nación por la tortura y "desaparición" de sus padres, Natividad Ávila Rivera y Benigno Sullca Castro, vistos por última vez bajo custodia en la Base Militar Madre Mía, en el departamento de San Martín, en junio de 1992. María Sullca Ávila dijo al hombre que su dinero no pagaba todo el dolor causado por la "desaparición" de sus padres, y el hombre le respondió que sus padres estaban muertos y que con su denuncia no conseguiría nada.
.
María Sullca Ávila se quedó horrorizada de que el hombre hubiera podido averiguar su dirección. Ella y su esposo se habían mudado de casa dos meses antes, y habían pedido a la Fiscalía que no desvelara su dirección ni sus datos personales a nadie. Cuando María Sullca preguntó al hombre cómo la había encontrado, él le respondió amenazador: "Yo llego a cualquier parte".
.
Según los informes, el día antes de su visita al domicilio de María Sullca se había visto a ese mismo hombre ante la casa de Teresa Ávila Rivera. Al parecer, este hombre guarda una estrecha relación con Ollanta Humala Tasso*, dirigente del Partido Nacionalista Peruano, que estaba al mando de la Base Militar Madre Mía en la época de la presunta tortura y "desaparición" de los padres de María Magdalena Sullca Ávila. El 9 de febrero de 2006, según los informes, María Magdalena Sullca Ávila y Teresa Ávila Rivera presentaron una denuncia contra Ollanta Humala Tasso y otros militares por la tortura y "desaparición" de Natividad Ávila Rivera y Benigno Sullca Castro. El 1 de septiembre de 2006, un juez abrió una investigación penal sobre la desaparición forzada, el homicidio y las lesiones graves a Natividad Ávila Rivera y Benigno Sullca Castro, y en ella se implicaba a Ollanta Humala Tasso.
.
María Magdalena Sullca Ávila y Teresa Ávila Rivera denunciaron ante la Fiscalía el 25 de agosto las actividades del hombre que se había presentado en su casa, y pidieron protección policial. Desde el 13 de septiembre, María Magdalena Sullca Ávila y Teresa Ávila Rivera reciben, según los informes, dicha protección, pero sólo durante el día, lo que las hace temer por su seguridad durante la noche. Amnistía Internacional no conoce el resultado de las investigaciones realizadas en torno a cualquiera de estas amenazas.
.
Estos últimos sucesos son los más recientes de una serie de actos de intimidación contra María Magdalena Sullca Ávila, Teresa Ávila Rivera y sus familiares. En febrero de 2006, poco después de presentar su denuncia judicial, parece ser que unos desconocidos se presentaron en el antiguo domicilio de María Magdalena Sullca Ávila diciendo que eran agentes de policía y que estaban allí para proporcionar la protección requerida. Sin embargo, ni María Magdalena Sullca Ávila ni Teresa Ávila Rivera habían pedido protección policial por aquel entonces. Más recientemente, en junio de 2006, unos desconocidos se acercaron a familiares de ambas mujeres y preguntaron por el paradero de las dos.
.
INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA
El gobierno peruano estableció en el año 2000 una Comisión de la Verdad y Reconciliación para investigar las violaciones de derechos humanos cometidas durante el conflicto armado interno (1980-2000). La Comisión presentó en 2003 su informe final, en el que documentaba casi 24.000 casos de personas muertas o "desaparecidas" durante el conflicto armado interno y miles de casos más de graves abusos y violaciones de derechos humanos, tales como tortura, violencia sexual, juicios injustos, secuestros, tomas de rehenes y violaciones de los derechos de los menores y los pueblos indígenas. Desde la publicación del informe de la Comisión, las víctimas, sus familiares, los testigos y las personas que trabajan para ayudar a todos ellos durante las investigaciones y los juicios han sufrido amenazas e intimidación.
.
La ausencia de protección de estas personas es de tal magnitud que la Defensoría del Pueblo, en su informe de septiembre de 2005 titulado "A dos años de la Comisión de la Verdad y Reconciliación", expresó honda preocupación e instó a las autoridades a garantizar que se protegería de forma efectiva a todas las personas en situación de riesgo. La agrupación de organizaciones de derechos humanos Coordinadora Nacional de Derechos Humanos presentó en octubre de 2005 a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos un informe en el que se detallaban 46 casos de personas en riesgo que durante 2005 habían sufrido acoso, intimidación y amenazas. En marzo de 2006 la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos envió un informe de seguimiento a la Comisión Interamericana documentando 21 nuevos casos de amenazas, tanto de muerte como de otro tipo, en el contexto de los procesos judiciales por violaciones de derechos humanos.
.
ACCIONES RECOMENDADAS:
Envíen llamamientos para que lleguen lo más rápidamente posible, en español o en su propio idioma:
  • expresando honda preocupación por la seguridad de María Magdalena Sullca Ávila, Narciso Quispe Landeo, Teresa Ávila Rivera y sus familiares, tras los nformes que indican que han sido amenazados e intimidados en un aparente intento de hacerles retirar su acción judicial contra los acusados de participar en la tortura y "desaparición" de Natividad Ávila Rivera y Benigno Sullca Castro en 1992;
  • señalando que estas amenazas e intimidaciones son las más recientes de una serie de actos de intimidación contra ellos;
  • pidiendo que se lleve a cabo una investigación inmediata, imparcial e independiente sobre esta intimidación, que se hagan públicos sus resultados y que los responsables comparezcan ante la justicia;
  • pidiendo información sobre el resultado de esta investigación;
  • instando a las autoridades a hacer cuanto esté en su mano para garantizar la seguridad de María Magdalena Sullca Ávila, Narciso Quispe Landeo, Teresa Ávila Rivera y sus familiares, conforme a los deseos de los propios afectados, y que les proporcionen protección policial completa.
.
LLAMAMIENTOS A:
Dra. Adelaida Bolívar Arteaga
Fiscal de la Nación
Fiscalía de la Nación
Av. Abancay, cuadra 5 s/n
Lima 1, PERÚ
Fax: +51 1 427 1792 / 426 2800>
Tratamiento: Sra. Fiscal de la Nación
.
COPIA A:
Coordinadora Nacional de Derechos Humanos
CNDDHH
Calle Pezet y Monel (ex Túpac Amaru) 2467
Lince, Lima 14, Perú
.
ENVÍEN SUS LLAMAMIENTOS INMEDIATAMENTE.
Consulten con el Secretariado Internacional o con la oficina de la Sección Peruana de Amnistía Internacional (01> 2415625 / 01 2412114 / postmast@amnistiaperu.org.pe) si van a enviarlos después del 27 de octubre de 2006.
.
----------------
* "Al parecer" no es una correcta manera de expresar una acusación de este tipo, para tal hay que tener pruebas, de otro modo, el documento podría perder valor y credibilidad, aunque en general la intención es motivadora y positiva. Sería bueno hacer una investigación más honda respecto a este tema, sobre todo en la relación con Ollanta Humala, pero investigación a la buena, por servicio a la comunidad y no para "bajarse" (más) al ex candidato presidencial. He dicho.
.

jueves, septiembre 14, 2006

Reminiscencia

¿Qué pasaría si el tiempo de tu vida empezara a retroceder? Aunque suene demasiado “new age” (y yo no soy new age), te dejo algo bonito, que conocí a los 15 años. ¡Y que viva El Principito!
Enigma

Este no es el principio del final
Esto es el retorno a ti mismo
El retorno a la inocencia

Amor – devoción
Sentimiento – emoción

No temas ser débil
No te envanezcas tanto por ser fuerte
Sólo mira a tu corazón, amigo mío
Y retornarás a ti mismo
Retornarás a la inocencia

Si quieres, empezarán a reír
Si quieres, empezarán a llorar
Sé tú mismo, no te ocultes
Sólo cree en el destino
Que no te importe lo que dicen los demás
Sólo sigue tu propio camino
No decaigas y aprovecha la oportunidad
De volver a la inocencia

Que no te importa lo que la gente diga
Sigue sólo tu propio camino, sigue sólo tu propio camino
No decaigas, no decaigas
Retorna, retorna a la inocencia

miércoles, septiembre 13, 2006

Te extraño


Hoy recordé que hace algunos años me enamoré de un hombre negro, Ka, de El Congo. Se acercó a nosotras (porque éramos dos chicas, en la banca de una plaza central) con un amigo rasta. Tenía una sonrisa tierna, blanquísima, y un par de ojos dulces, como pocos he visto después.

Me invitó a una discoteca africana, la mirada desconfiada de mi buena amiga detuvieron mis ímpetus. Es que ella es linda, pero pertenece a esa especie socio-cultural que desconfía instintivamente de la melanina “fuerte” y las dudosas condiciones migratorias de las personas. Yo, que siempre caigo de pie en las circunstancias bizarras (son mi especialidad), contuve la indignación y las hormonas, apoyé moralmente a mi compatriota derechista y colega becaria, y rechacé con mucha pena la invitación de Ka.

El otro muchacho se quejaba de aquella falta de atención, nos acusó de “pijas” y pseudo racistas, pero Ka nunca dejó de sonreír… ni de mirarme. Al despedirse, todo un caballero altísimo, atlético, fragante y descendiente de príncipes, hizo una reverencia sincera, hacia cierta peruanita guapa que no dejó de mirarlo, encantada.

Lo que mi amiga no supo, después, es que encontré a Ka algunas veces más, sobre todo cerca de aquél locutorio para inmigrantes, y me gustaban las mariposas y los gusanos en la panza.

Otra cosa que mi amiga no llegó a saber, es que salí un par de veces más con chicos africanos, sólo que estos estudiaban en la misma universidad que yo: Jean, también de El Congo, y Armando, de Angola. Y conocí aquel bar, pero nunca volví a ver a Ka. Y que los prejuicios socio-culturales me importan un carajo, pues, gracias a todos los dioses, ningún amable desconocido me ha fallado (son más bien mis conocidos, queridos, amados, cercanos, los que llevan batiendo el triste récord de reventarme el corazón, cada uno con más salvajismo que el otro).

Hoy, además de recordar mi frustrada historia con un amante negro que no fue tal, he deseado más que nunca tener un hijito, y llevarlo conmigo a todas partes, criarlo en mi vida como sé hacer las cosas del amor: bien, con dulzura y experiencia. No me interesa aquí entrar en discusiones acerca de núcleos familiares necesarios para que los niños no sean “infelices” (papá, mamá, nene, nena). A la mierda con la sociedad y sus esquemas predeterminados, castradores de capacidades, creadores de prejuicios y conflictos, destructores de armonía y paz. Lo único que me impide ser mamá, ahora, es que mi “inmoralidad” me costaría el trabajo… Y sin trabajo, ¿cómo mantendría a mi bebé?

Digan lo que digan, no estoy loca. Sólo quiero un hijito… Y mi muñeco de cartón piedra.


----------------------

Para continuar caminando al sol por estos desiertos, para recalcar que estoy vivo en medio de tantos muertos. Para decidir, para continuar, para recalcar y considerar sólo me hace falta que estés aquí, con tus ojos claros.

Razón de Vivir (Víctor Heredia)

miércoles, septiembre 06, 2006

Opinión y desarrollo

Y… ¿qué sé yo? Algunas veces, en mi bonito entorno, siento los ímpetus frustrados ante la imposibilidad de hacer un efectivo trabajo de comunicación humana con mis compañeros y compañeras, pues son gente que trae sus propias experiencias, propios valores y propias pasiones. Además, jefes son y como tales, hay que obedecer.

---

A lo que iba, que me encontré este artículo en el diario “El Comercio”, edición de hoy. Ya sé que no tengo autoridad profesional, ni moral, para criticar nada que venga de dicho medio de comunicación, por su prestigio, edad, etc. Pero afortunadamente vivimos en un país democrático y tengo un blog.

Reproduzco íntegro el texto, porque si sólo pongo el link, en unos días más ya no existirá esto de lo que hablo:

La maldición de Paco Yunque

Por Fernando Berckemeyer, analista

Contrariamente a lo que tendemos a creer, es posible violar los derechos de los grandes. Es posible atropellarlos. Y es posible que, en caso de conflicto entre los chiquitos y los grandes, los chiquitos sean los malos.

Lo que sucede es que a los peruanos, machacados con Paco Yunque desde el colegio, adoctrinados en la Teología de la Liberación desde los púlpitos y atacados con propaganda socialista --de esa que habla de "estructuras" que acaban determinando a "los de arriba" a ser malos y a "los de debajo" buenos-- desde el Estado, nos cuesta mucho creerlo. Después de todo, la codicia, las ansias de poder, el resentimiento, la envidia y demás son monopolio de los ricos, como ese niñito sádico que se recreaba torturando al pobre Paco Yunque.

No pretendo implicar, desde luego, que toda esta mentalidad no haya sido una reacción en buena parte justificada (en la parte en que no estuvo inspirada por el rencor o el extendido deseo de reemplazar al "explotador"). Lo que digo es que, como toda visión que pretenda predeterminar moralmente a los hombres por su situación externa, estas concepciones yerran, y muy injustamente.

Y digo también que los tiempos han cambiado y que la conciencia democrática que impera hoy hace bastante relativo lo que los poderes económicos pueden lograr. Si no, pregúntenles a esos inversores belgas del Arequipazo. O a la misma Yanacocha, con Quillish. El Misti de hacienda que antes trataba a sus trabajadores como esclavos, hoy sería objeto de un amplio escándalo mediático, perseguido por las correspondientes investigaciones fiscales (y ONG) y, muy realistamente, amenazado con una segunda y más contundente expropiación.

Los absolutos débiles de ayer tienen, pues, hoy poder, y como humanos que son pueden muy bien abusar de él. Y eso es, precisamente, lo que han hecho los comuneros de Combayo frente a Yanacocha, a la que sitiaron con una agenda que cambiaba a diario --fueron diciendo, sucesivamente, que era para que la mina genere más trabajo (¡!) , que era por el muerto, que era por el peligro del agua y que era por el medio ambiente-- y que, finalmente, dijeron no que habían revelado en realidad para que la mina no la "distorsione". Es decir, una desfachatada falta de agenda real que denota una intención de aprovecharse del Paco que pesa sobre nuestras cabezas (gobierno incluido) para obtener, por la fuerza, una tajada más de la torta yanacochina. Como si la mina no tributara S/.2 millones diarios, como si Cajamarca no hubiera estado recibiendo por canon lo que en las mejores días del estatismo "solidario" jamás recibió, y como si no hubiera 10.000 empleos más en la zona --y extraordinariamente bien pagados-- gracias a Yanacocha.

Así de nociva es la maldición de Paco Yunque, que carga de antemano uno de los lados de la balanza de la justicia, arruinándola. Así de nociva, y así de cruel: porque, desde luego, los ricos siempre pueden irse a otros destinos en los que no se les presuma culpables, que para eso también el mundo es ancho y ajeno, y los que no pueden irse son invariablemente los comuneros, que deben quedarse ahí, sin poder quejarse ya más que frente a un Estado que no sabe generar riqueza y pobres, pobrísimos, sobre sus camiseas tapadas y sus Quilish enterrados.

Los peruanos debiéramos saberlo ya: o hay justicia para todos (y los ricos también pueden merecerla) o no habrá progreso para nadie.

--

Estoy de acuerdo con el articulista respecto a que las diferencias sociales a estas alturas han marcado un fuerte sentimiento de represión y rencor en las personas cuyos ingresos económicos mensuales les hacen libres de elegir entre comer, tener una atención médica promedio, vestir dignamente, trabajar a gusto o educarse (ojo, no hay plata para más de dos alternativas juntas). Resentimiento de por sí injusto, que a fin de cuentas no debería existir, pues cada quién tiene la plena potestad de llevar su vida de la mejor manera posible, posibilidad determinada, claro, por el poder adquisitivo.

Pero bueno, sólo me pregunto si el analista que escribe el artículo alguna vez ha salido un ratito de sí y su entorno, para conocer al menos de pasadita la realidad socio cultural de la que habla con tanta maestría y a la cual condena por no querer progresar. ¿Alguna vez habrá explicado a un poblador del ande, muy pobre de bienes materiales, por qué no debe sentirse menos en una sociedad en la que no puede participar por limitaciones culturales? ¿Se ha ensuciado en trasero sentado en una roca, comiendo trigo alrededor de tulpas y leña, conversando sobre revaloración y autoestima con alguna familia tipo “Paco Yunque”?

Pues yo creo que no, porque no le corresponde, no ha estudiado para eso (ni para saber que un pobre urbano, es diferente de un pobre urbano-marginal, rural de costa, rural de sierra, rural de selva y un largo etcétera). Ya habemos otros “locos” dedicados a labores con tan poca elegancia, pues, afortunadamente, algún inteligente dios nos hizo diferentes y con vocaciones variadas.

No entiendo cómo los sectores “cultivados” en general (al cual pertenezco, desde mi clasemedia posición social, aunque aquí se trata de no hacer distinciones de ese tipo) no concertan y al menos consiguen ponerse de acuerdo sobre CÓMO ES EL PERÚ. Que no es necesario ser de izquierdas o católicos jesuitas para que algunas cosas nos golpeen la dignidad colectiva, como seres humanos que somos.

Y bueno, poco se puede hacer mientras se siga pensando que dinero es sinónimo de desarrollo. Lo digo y escribo yo, "doña nadie", bicharraca anarquista y pacifista acérrima, desde alguna bonita oficina, en una prestigiosa institución orgullosamente derechista. Para que luego no se diga que entre (algunos) adultos no nos podemos llegar a entender.

martes, septiembre 05, 2006

Desaparecer

Anduve sola por esa calle que tanto miedo me da, a horas en que una mujer no debe andar sola, aunque a mis amigas las putas parece no importarles consejo alguno sobre prudencia e integridad, pese a ser mujeres y estar, al saludarme, tan solas de alma y cuerpo, como yo, que pasaba por ahí en tiempos indecentes, luego de una divertida y mala película, con Uma, la bella, dos latas de cerveza helada y una nueva gripe.

Sola porque he tocado fondo y mi conciencia (o demonios, o ángeles) hace demasiado ruido masoquista, dejándome sin ganas de escuchar alguna otra voz. Sola porque me dio la gana y sigue dándomela, pues he pervertido mi corazón hasta el límite, pero aún no consigo dejar de querer, por tanto, la pregunta de seguir y conseguir ser de hielo podrido, o limpiar un poco mi cabeza de drogas figuradas, me daba patadas en el ombligo.

He llorado otra vez, pero no sé si por las neuronas quemadas de la semana pasada o por el jodido síndrome pre menstrual, que seguramente ya le toca llegar, pero para no variar, he perdido la cuenta. Cuando la novia de mi mejor amiga se enteró que la tristeza mata neuronas, le importó un rábano seguir fumando marihuana…

Yo, además de no saber mucho de mí por varias veinticuatro horas seguidas, he conseguido reabrir heridas, dudas e inseguridades, disfrazadas siempre con mi alpinchista modo de vivir la vida. Que el diablo se lo lleve, mi cinismo no da para tanto y no me gusta fallar, ni herir, aunque luego me fallen y me hieran. Sí pues, ya no puedo, ya no debo, ya no quiero.

No sé si es demasiado pronto, el tiempo es relativo. No sé si dejar pasar el tiempo, pues el tiempo pasa solo y a veces se escapa. Los días llegan uno tras otro y me he negado a permanecer anclada, sin embargo, tal vez sea a veces necesario, porque el dolor generado por una implosión demora en curar y se manifiesta en actitudes estúpidas de autocompasión y autoboicot. No quiero boicotear mi vida, no quiero boicotear mi querer, pero tampoco quiero estar sola en el proceso. Necesito ayuda.

Las dudas no me ayudan. Las certezas son presentes y duraderas, pues el presente es constante. Las certezas son certezas hasta confirmarse su veracidad o falsedad, orgullo tragado y rectificación, creo yo. Aprovecha lo que tienes ahora, que no es poco, o habla con claridad y no pierdas más el tiempo, ni lo hagas perder. Hombre que dice no querer dañar, acaba siempre haciendo más daño. Frases célebres de decálogos femeninos. Pura mierda y gran sabiduría, todo en uno. Simplismo filosófico, inmadurez emocional. No sería el primer desprecio, ni el último. Vale más lo que más cuesta conseguir… ¿Soy fácil de conseguir?

El corazón quiere querer y tiene momentos de alegría infinita, aunque corre el riesgo de inventarse un nuevo dios (tal vez mi culo) y desmontar prioridades, reacomodarlas, darles vuelta y colocarlas en el orden más difícil de sostener. Y el cerebro, que controla y sabe, no consigue hacer sinapsis de tanto humo. Sólo hay sueño, deseos de armaduras inexistentes y silencio total. Desaparecer.

Me duele mucho la cabeza. He vuelto al tabaco, aunque menos que ayer. ¿Sentir necesidad de una cerveza diaria, es alcoholismo? Mis problemas existenciales no sirven, que el mundo está fregado y la gente se muere de hambre. Hemingway se suicidó pese a un cabo blanco tan bonito. Los defensores de la democracia veranean en Miami y se revientan los sesos con cocaína. Tengo sed. Que vivan las canciones de amor, las fiestas patronales y el Grupo 5.


viernes, septiembre 01, 2006

Con las bragas de tu hermana...

...Luego de 24 horas “in the air”, algunos recuerdos, mucho morbo e identificación de nuevas almas gemelas. La canción es buena, la recomiendo, pese a apuntar a volverse “hit de adolescentes”. Va, a quien le toque, con "mucho amor".
Verónica Orozco
.
Cansada, desarreglada
Salgo a la calle con la cara tapada
Quiero jugar a ser otra
Quiero ser dueña de mí sin que nadie me diga
Loca

Mareada, desorientada
Salgo en la noche pero siento que aquí no pasa nada
Quiero llenar el vacío
Quiero dejarme llevar y buscar lo que siento
Mío

Quisiera verte la cara si te mato las ganas
Lo que quieres de mí
Quisiera verte la cara si te mato las ganas
Lo que quieres de mí

Cambiada, desordenada
En el espejo me miro con la boca pintada
Yo ya no soy esa nena
Y ya no puedo fingir que sigo siendo esa niña
Buena

Podría darte tres vueltas si me diera la gana
Lo que quieres de mí
Que no te tiemblen las piernas cuando saque las garras
Lo que temes de mí
Que no te llenes de miedo si me quito la máscara
Si de repente una noche me levanto a tu hermana
Y le quito las bragas…

Podría darte tres vueltas si me diera la gana
Lo que quieres de mí
Que no te tiemblen las piernas cuando saque las garras
Lo que temes de mí
Que no te llenes de miedo si me quito la máscara
Si de repente una noche me levanto a tu hermana
Y amanece en mi cama
Con la boca pintada
Toda desarreglada
Y le doy tres nalgadas…
.

------------------

* En buen peruano: calzones.