miércoles, agosto 16, 2006

¡Listo, ya está! ¡Ponte insoportable!

Es bonito que seas y estés. Es bonito que hayas dado tumbos por ahí, justo cuando yo pasaba. Es bonito que hayas espantado a los psicólogos, aunque los “demonios” sigan siendo asunto mío. Es bonito que las cosas se acomoden en derredor, como la calma luego de la mala racha. Es bonito viajar a vernos. Es bonito leerte. Es bonito verte. Es bonito tocarte. Es bonito desearte. Es bonito tenerte. Es bonito escuchar música contigo. Es bonito conocerte. Es bonito tener ahora mismo tanto, pero tanto trabajo, mucho por leer y una gastritis qué controlar, suerte que aún no es úlcera. Es bonito que mi mamá esté tranquila y contenta. Es bonito tener alumnos. Es bonito dormir poco. Es bonito que mis hermanos se hagan cada vez más grandes y fuertes. Es bonito conocer a quienes conozco. Es bonito que tu dulzura me haga sentir dulce. Es bonito que tu paz me dé ganas de perdonar. Es bonito que estemos del mismo bando. Es bonito todo, incluso rezar, confiando en que existe Dios.
.

No hay comentarios.: