miércoles, abril 13, 2005

Algunas conversaciones

Reproducción casi fiel de diálogo con Eddy, el viernes 8 de abril de 2005:

Yo: Por cierto, Adrián me escribió, me dijo que se iba a Irlanda, ahora ya debe estar allá…
Eddy: Así que te escribió el Chato…
Yo: Sí, y la verdad estoy contenta. Todavía me duele un poquito lo que pasó, pero no le puedo quitar al chico el mérito de haber sido súper decidido y seguro en su momento, además…
Eddy: De eso justamente quería hablar. Conversé con Justin.
Yo: Ah…
Eddy: Mira… al tipo le han llenado la cabeza de cosas, y ha sido ese cojudo de “Toñito”*, él ha sido, aunque dice que no ha metido su nariz para nada.
Yo: No entiendo, ¿qué pudo haberle dicho? ¿Le ha hablado mal de mí?
Eddy: No, no, no, nada de eso. Lo que pasa, en resumen, es que el pata se muere por ti, ¿ya? Está peor que tú, de verdad…
Yo: ¿Sabes que no te lo creo?
Eddy: Créeme que es verdad, soy hombre, tengo hijos, sé de esto.
Yo: Ya, pero yo sé más de esa clase de gente que viene de otros países y…
Eddy: Angelita, hombre es hombre, no seas terca. Y es eso, que te quiere, pero está confundido, tiene muchas dudas, sobre todo respecto a tu trabajo y su trabajo.
(Nos llama “Toñito”)
Eddy: Mira, él te va a llamar cuando estés en Piura…
Yo: No me va a llamar, el otro día estuvo y no me llamó.
Eddy: Esta vez sí, porque tiene muchas cosas que decirte. Pero… no sé, es que de verdad le han llenado la cabeza de cojudeces y no sé… ¿crees que cuando estés con él, porque van a estar, seas suficientemente fuerte para soportar esas dudas, esos temores y tanto prejuicio que se ha formado el huevón éste?
Yo: …No… no voy a aguantar, pero él no vendrá a mí si no los supera solito primero. En fin, ya no sé qué pensar. Todo este asunto me da miedo, y no de ahora. Simplemente me da miedo.

Ahora, algunas frases de Justin en el msn, el lunes 11 de abril del 2005:

“No he cambiado de parecer, la atracción que sentía por ti se ha desvanecido, creo que mejor estoy solo ahora, no sé luego pero no creo que tú debas esperar tanto, siento que no va a funcionar y no te quiero hacer daño. Me conozco, sé que en un mes o dos, te voy a hacer daño y no quiero que eso pase… Espero no haber perdido tu amistad. Me siento como una mierda ahora, pero después podría haber sido peor. No creas que yo no siento que he perdido, eres una mujer especial y siempre te vas a distinguir de la masa”…

Lo más que pude responder a todo, fue: ¿Sabes que me suenas a una mezcla especialmente rara de mis dos últimos ex?

Hoy, 13 de abril del 2005, viene Félix, otro de los amigos que trabajan conmigo, allá en la sierra:

Félix: Oe, flaquita, ¿y qué es de tu estimado?
Yo: Mi estimado está en Irlanda, me escribió ayer, manda saludos…
Félix: ¿Justin se fue a Irlanda?
Yo: ¡Ah, no! Te estaba hablando de Adrián. Justin está en Piura, con sus colegas, no sé dónde.
Félix: ¿Y qué tal va eso?
Yo: El lunes me dio una patada en el culo espectacular. Después de eso ya entendí el mensaje, y zafo cuerpo. Lo que sí me joroba es que los roles se hayan invertido de este modo. Él hizo la bulla, y yo soy la botada. En fin, cosas que pasan…
Félix: Pero yo no entiendo a ese muchacho. Pone cara de enamorado imbécil cuando te ve, se pone de todos los colores cuando lo fastidiamos contigo, y luego, en dos semanas no va a dejar de quererte y tal…
Yo: Félix, todo es posible. Pero bueno, yo ya tengo mis propios entuertos mentales y sentimentales para resolver esta semana, además solita, así que debo agradecerle al Cielo que me haya quitado de encima un potencial problema de cien kilos…
Félix: Para mí que “Toñito” le ha lavado el cerebro… Sí pues, si lo ha andado jodiendo todo el tiempo, delante de nosotros, con la cantaleta de que él no puede implicarse con nadie, que se acuerde de la chica anterior, que se tuvo que ir por el problema que tuvo con un pata, que tú, que la Universidad, que esto, y aquello… ¡Ese huevón la ha fastidiado todita!
Yo: (después de abortar una estúpida sonrisa que estaba por nacer en mi rostro) No sé, no sé, si él se ha dejado convencer de ese modo es porque ha querido, tan grandote y tan inseguro (y tan imbécil, y tan débil, y tan inestable, y tan como los que suelen gustarme y dañarme). Ya no me importa, ahora me toca estar en otras. Caso cerrado.

Eso.

Lo cuento porque quiero sacarlo. Pero de todos modos ya tuve tiempo de pensar, darme cuenta que estoy confundida, que debo superar muchas cosas y que ya tengo bastante con mis rollos, como para cargarme los de alguien más.

Otra cosa, que la última vez que me hice la fuerte y pretendí ser amiga de alguien a quien quería diferente, e intenté descubrir los motivos ocultos que tuvo para apartarme de sí, acabé a punto de saltar de un puente, de lo débil, triste e inútil que me sentía. Hay una especie de hombres que me debilita sobremanera y Justin pertenece a dicha especie, por tanto, aquí botadita estoy bien. Además, ¿por qué no iba a ser verdad todo eso que me dijo? Mejor le creo, porque me resulta más fácil eso que alucinar algún tipo de heroísmo, por demás tirado de los pelos.

Algo que sí me gustaría preguntarme en público es: ¿Acaso la gente no tiene nada que hacer, que vive metiéndose en líos ajenos?...

Y para lo que venga respecto al tema: ¡¡¡¡¡¡NO TE ESCUCHO, SOY DE PALO, TENGO OREJAS DE PESCADO!!!!!!

Me voy a comer.

* Toñito (oculto su nombre real, por razones de subsistencia) trabaja conmigo y además es jefe de una ONG en la zona. Él solicitó el voluntariado de Justin. Él, además, una vez me dijo que en caso de pelearse con el muchacho, le bastaba una llamada a Lima, al jefe máximo de su organización, para mandarlo de vuelta a los Estados Unidos... No, no es mala gente, pero está bien nóico, el pobre. Miren que hablar así de su compañero y mano derecha. Menos mal que hace mucho tiempo aprendí a controlar el asco.

1 comentario:

digler dijo...

enredado el asunto